Archivo de la categoría: Cosas menudas y curiosas

Noticias ligeras y cotilleos sobre el pueblo

Encuentros culturales 2019. El folklore de Pasarón de la Vera: El Bául de los Recuerdos.

 Asunto: Encul19.

Durante  la tarde noche del viernes, día 6 de septiembre,   tendrá lugar en los jardines del Hotel “La Casa de Pasarón”  los Encuentros Culturales  de Pasarón de la Vera. La actividad rendirá  un homenaje  al Grupo de Folclore “El Baúl de los Recuerdos”.

Los actos darán comienzo  a las 18:30 horas, con la III Cata y Degustación de aceites de Pasarón de la Vera. Para ello contaremos con la presencia de  Julio Rodríguez-Calvarro Hernández, médico y  propietario del Museo del Aceite “Molino del Medio”  de Robledillo de Gata.

Continuaremos con la I degustación de higos de la localidad. Comentar que la  primera mención histórica del cultivo de la higuera en Pasarón de la Vera data de 1503 donde Lucio Marineo Sículo, en su obra De Rebus Hispaniae Memorabilibus, describe textualmente: “… y mas embaxo deste vimos a Pasaron puesto en un valle que paresce altar en medio la trabuna del templo/lugar muy fructífero de todos generos de arboles: y especialmente de higos que son allí innumerables..”

Finalizaremos la jornada con el homenaje  de los vecinos  al Grupo “El Baúl de los Recuerdos” y vino de honor.

Recordad que podéis llevar una botella de vino para  beberla entre todos.

TíO JULIÁN RABÍ, EL ÚLTIMO “LAÑAÓ” DE PASARÓN DE LA VERA.

Cuadrillas de segadores que iban a Castilla ( Benedicto Alonso o Braulio Blázquez), Lañadores ( Julián Hernández), Zapateros (Félix Ramos), Tablajeros (Victoriano Santos), Cesteros,  Alpargateros,  Silleteros, Practicantes/Barbero, Médicos 24 horas  son algunos tipos y oficios, ya extinguidos, que hace no tanto nos recuerda  la nómina de ilustres oficiales pasaroniegos  .

Hoy quiero referirme al último “Lañaó” de Pasarón, JULIÁN HERNÁNDEZ JIMÉNEZ – Tío Julián Rabí (apodo procedente del término rabel, instrumento musical). Así se conocía al profesional que se dedicaba a reparar con lañas los objetos de barro o loza que se rompían en nuestros hogares y otros utensilios domésticos.

Las variopintas historias  de estos pasaroniegos  nos remiten a  toda una época, forma de vida y sociedad que primero estoqueó la emigración y más tarde apuntilló la globalización.

Chocolate con “muñuelos” como se dice aquí.

Un buen desayuno para empezar la mañana del Mercadillo Medieval del Sábado Santo.

Cambio de la Bandeara en el “Cancho Bandera”

Un grupo de vecinos de Pasarón acudieron la pasada Semana Santa a cambiar la Bandera del Cancho Bandera debido al deterioro que había sufrido la misma durante el pasado invierno.

 

LA TIENDA DE ULTRAMARINOS: Una verdadera y triste especie extinguida.

Ultramarinos

Una verdadera y triste especie extinguida, ésta es la verdadera realidad de las tiendas de ultramarinos en Pasaron de la Vera. Aquellos comercios de intensos y variados olores que se fueron apagando como una vela al amanecer. Por ello hoy volvemos a atravesar la puerta de uno de ellos, para recordar viejos aromas, para rescatar de la memoria esos establecimientos que seguro todos conocimos y en parte añoramos.

El leve crujir de las tablillas de madera bajo nuestros pies, el ágil volteo de la puerta a nuestras espaldas y de pronto, ante nuestros ojos, un caos hermoso. Decenas de estanterías, aprovechadas hasta el último milímetro, atiborradas de mercancías de lo más variado. Pimentón, aceite, conservas, bacalao o polvos de azul añil o rojo óxido para pintar las fachadas de las casas o sus interiores. Todo tenía cabida en estos establecimientos que siempre parecieron ajados. La antítesis de la modernidad. Los comercios que suministraron de víveres a tantas generaciones.

Hubo alguno otro como éste en Pasarón como el del Sr. Manolo, el del Tío Lorenzo y posteriormente  José “Carolo” y Estefana, el de Tita y Vito o el de Basi.. En concreto el que visitamos hoy es el de Rogelio Mateos , posteriormente su hijo Ignacio y finalmente su nieta Sandalia.  Sus frascos de cristal, sus hermosas y grandes latas de conservas colocadas de manera ordenada Los enormes sacos de legumbres al granel situados a la entrada,  donde todos estábamos tentados de hundir nuestros dedos.  Estoy convencido de que observando esta fotografía a más de uno le vienen a la cabeza aromas y sensaciones casi perdidas.

En aquellos añejos locales apenas había espacio para maniobrar, uno tenía que controlar que tocaba o donde ponía las manos en todo momento, no fuera a ser que se llevase la reprimenda de esos resueltos tenderos que vigilaban de manera desafiante desde el otro lado del mostrador. Ahora,  observamos boquiabiertos esta reliquia de hace noventa y ocho años. Quien pudiese entrar una última vez a estos ultramarinos, pasearse por sus gastados suelos y escudriñar sus estantes y paredes en busca de algo tan intangible y preciado como la autenticidad y la cercanía entre los vecinos.

­­­­­­­­­­­__________________________________

Fuentes:

-Textos adaptados  y foto  de  www.secretosde Madrid.es. Artículo Fotos antiguas de Madrid: Los ultramarinos por Manu, el 3 de noviembre, 2015.

-Fotografía  de Almacenes de la Cañada.

EL TORO VETTÓN DE PASARÓN DE LA VERA

El toro vetton.

 Los verracos son figuras esculpidas en granito que suelen representan toros, cerdos, jabalíes y en ocasiones, animales no identificados. Los verracos son algo exclusivo de los vettones, pueblo celtibérico establecido en las actuales provincias de Ávila, Salamanca, el sur de Zamora, el oeste de Toledo y el norte de Cáceres, aunque ya sabemos que es difícil delimitar con precisión los territorios que abarcaba cada tribu.

En relación al Toro o Verraco de Pasarón sabemos de su existencia a través de las descripciones que nos han hecho llegarlos siguientes autores y que trascribo literalmente.

1.- José Ramón Mélida (1914-1916). Monumento figurativo.

Toro: existe cerca de Pasarón (Partido de Jarandilla), en la Vera de Plasencia, es de granito.

Como los anteriores está expuesto a cualquier  atentado de la ignorancia.

2.-Públio Hurtado (1902)

En muchos lugares de la región de Plasencia se tiene como cierta la existencia de tesoros  y se han constituido numerosos y poderosas sociedades para buscarlos; hago alusión , sobre todo, al caso del Cerro del Berraco, no lejos de Pasarón. En la solidad del berrocal habla, dícese, un toro petrificado con esta inscripción entre los cuernos : “ DONDE MIRA EL TORO ESTÁ EL TESORO”.

3.-Ramón y Fernández Oxea (1955)

En la primera mitad del siglo pasado existía en el alto denominado “ Cruz del Cerro” un verraco tallado en piedra con el que solía jugar los mozalbetes en sus ratos de holganza invernal. Un hombre del pueblo había soñado en repetidas ocasiones que en la Puerta del Sol de Madrid tenía su suerte y allá se encaminó un buen día seguro de encontrarla. Tan pronto llegó a la capital fue al sitio previsto en sus sueños y estuvo dos días paseando por las aceras de la popular plaza madrileña sin que ocurriese nada de extraño, pero al tercero se la acercó un individuo que le había estado observando los días  anteriores y le preguntó porqué estaba allí dos días seguidos con aquel aire expectante. El verato le explíco detalladamente su sueño y el otro le constestó; “ No habas caso de los sueños, pues no hace mucho que yo también soñé que en un pueblo había un verraco de piedra que por dentro estaba lleno de oro” El de Pasarón relacionó esta referencia con sus sueños de riqueza y con el verraco de la “Cruz de Cerro”,  y regresando  a su pueblo se apoderó de dicho monumento, no habiendo vuelto a tenerse noticias de él porque , sin dudas, acabó destrozado por la ambición del soñador de tesoros.

No son precisamente figuras con mucho detalle sino más bien todo lo contrario: son esculturas de formas convencionales y reconocibles, casi abstractas. Algunos presentan órganos sexuales masculinos pero sin embargo, no existe ninguno con órganos sexuales femeninos.

Todos los hallados hasta ahora tienen la misma postura, de pie, aunque de algunos se puede deducir que se hallan en posición de embestida. Las medidas pueden variar de unos a otros: los hay de medio metro de largo y otros que casi alcanzan los tres metros. En cuanto a la tipología, se han destacado cinco clases de toros y cuatro clases de cerdos lo que se ha interpretado como distintos estilos pertenecientes a diferentes talleres regionales.

   Teorías formuladas alrededor del posible significado de los verracos:

  1. Significado funerario: existen algunos verracos que son contenedores o cierres de sepulturas ya en época romana, lo que no quiere decir que fueran esculpidos por romanos ni en época romana sino que seguramente se reutilizarían con este fin.
  2. Demarcadores de zonas de pasto: según esta teoría, las élites usarían los verracos para señalar los territorios que les pertenecían. Esto podría explicar los distintos estilos de esculturas que existen.
  3. Protectores del ganado: ya que el ganado era la principal base económica de los vettones, no sería raro que los verracos actuaran como una especie de enormes amuletos o talismanes que servían para proteger a los animales.
  4. Elemento identitario: ya que algunos verracos se han encontrado en las zonas fronterizas con los galaicos, astures, carpetanos y oretanos, se ha sugerido que los verracos también podían delimitar las fronteras con estos pueblos.
  5. En cualquier caso, parece ser que los verracos servirían de emisores de un mensaje colectivo, algo que todo el mundo comprendería nada más ver las figuras en la distancia.

BIBLIOGRAFÍA

CELTICA HISPANA
BLANCO FREIJEIRO, A. (1988), Las estatuas de verracos y las fíbulas zoomorfas celtibéricas en Espacio, Tiempo y Forma, Serie II, Historia Antigua, t 1, pp. 69-78
RUIZ ZAPATERO, G y ALVAREZ SANCHIS, J. (2008), Los verracos y los vettones en Arqueología vettona: la Meseta Occidental en la Edad de Hierro, pp. 215 – 231

G ONZALO RUIZ ZAPATERO/JESÚS ÁLVAREZ-SANCHÍS/ Los verracos y los vettones

 

 

Cambio de bandera del cancho.

Otro año más este grupo de intrepidos senderistas ha subido hasta el CANCHO BANDERA para al renovación de la bandera nacional.

Está claro que tras realizar este trabajo es necesario reponer fuerzas. Nuestro paisanos cargaron en el acceso al cancho, además de con la nueva bandera,  con una nutrida bolsa de vianda de las que dieren buena cuenta antes de bajar del monte y dar por finalizado su trabajo.

Como cada año desde la web PasarondelaVera.org les agradecemos su trabajo y la fotos que tan amablemente nos envían.

Hasta el año que viene.

Cambio de Bandera 2018