Archivo de la categoría: Cosas menudas y curiosas

Noticias ligeras y cotilleos sobre el pueblo

EL TORO VETTÓN DE PASARÓN DE LA VERA

El toro vetton.

 Los verracos son figuras esculpidas en granito que suelen representan toros, cerdos, jabalíes y en ocasiones, animales no identificados. Los verracos son algo exclusivo de los vettones, pueblo celtibérico establecido en las actuales provincias de Ávila, Salamanca, el sur de Zamora, el oeste de Toledo y el norte de Cáceres, aunque ya sabemos que es difícil delimitar con precisión los territorios que abarcaba cada tribu.

En relación al Toro o Verraco de Pasarón sabemos de su existencia a través de las descripciones que nos han hecho llegarlos siguientes autores y que trascribo literalmente.

1.- José Ramón Mélida (1914-1916). Monumento figurativo.

Toro: existe cerca de Pasarón (Partido de Jarandilla), en la Vera de Plasencia, es de granito.

Como los anteriores está expuesto a cualquier  atentado de la ignorancia.

2.-Públio Hurtado (1902)

En muchos lugares de la región de Plasencia se tiene como cierta la existencia de tesoros  y se han constituido numerosos y poderosas sociedades para buscarlos; hago alusión , sobre todo, al caso del Cerro del Berraco, no lejos de Pasarón. En la solidad del berrocal habla, dícese, un toro petrificado con esta inscripción entre los cuernos : “ DONDE MIRA EL TORO ESTÁ EL TESORO”.

3.-Ramón y Fernández Oxea (1955)

En la primera mitad del siglo pasado existía en el alto denominado “ Cruz del Cerro” un verraco tallado en piedra con el que solía jugar los mozalbetes en sus ratos de holganza invernal. Un hombre del pueblo había soñado en repetidas ocasiones que en la Puerta del Sol de Madrid tenía su suerte y allá se encaminó un buen día seguro de encontrarla. Tan pronto llegó a la capital fue al sitio previsto en sus sueños y estuvo dos días paseando por las aceras de la popular plaza madrileña sin que ocurriese nada de extraño, pero al tercero se la acercó un individuo que le había estado observando los días  anteriores y le preguntó porqué estaba allí dos días seguidos con aquel aire expectante. El verato le explíco detalladamente su sueño y el otro le constestó; “ No habas caso de los sueños, pues no hace mucho que yo también soñé que en un pueblo había un verraco de piedra que por dentro estaba lleno de oro” El de Pasarón relacionó esta referencia con sus sueños de riqueza y con el verraco de la “Cruz de Cerro”,  y regresando  a su pueblo se apoderó de dicho monumento, no habiendo vuelto a tenerse noticias de él porque , sin dudas, acabó destrozado por la ambición del soñador de tesoros.

No son precisamente figuras con mucho detalle sino más bien todo lo contrario: son esculturas de formas convencionales y reconocibles, casi abstractas. Algunos presentan órganos sexuales masculinos pero sin embargo, no existe ninguno con órganos sexuales femeninos.

Todos los hallados hasta ahora tienen la misma postura, de pie, aunque de algunos se puede deducir que se hallan en posición de embestida. Las medidas pueden variar de unos a otros: los hay de medio metro de largo y otros que casi alcanzan los tres metros. En cuanto a la tipología, se han destacado cinco clases de toros y cuatro clases de cerdos lo que se ha interpretado como distintos estilos pertenecientes a diferentes talleres regionales.

   Teorías formuladas alrededor del posible significado de los verracos:

  1. Significado funerario: existen algunos verracos que son contenedores o cierres de sepulturas ya en época romana, lo que no quiere decir que fueran esculpidos por romanos ni en época romana sino que seguramente se reutilizarían con este fin.
  2. Demarcadores de zonas de pasto: según esta teoría, las élites usarían los verracos para señalar los territorios que les pertenecían. Esto podría explicar los distintos estilos de esculturas que existen.
  3. Protectores del ganado: ya que el ganado era la principal base económica de los vettones, no sería raro que los verracos actuaran como una especie de enormes amuletos o talismanes que servían para proteger a los animales.
  4. Elemento identitario: ya que algunos verracos se han encontrado en las zonas fronterizas con los galaicos, astures, carpetanos y oretanos, se ha sugerido que los verracos también podían delimitar las fronteras con estos pueblos.
  5. En cualquier caso, parece ser que los verracos servirían de emisores de un mensaje colectivo, algo que todo el mundo comprendería nada más ver las figuras en la distancia.

BIBLIOGRAFÍA

CELTICA HISPANA
BLANCO FREIJEIRO, A. (1988), Las estatuas de verracos y las fíbulas zoomorfas celtibéricas en Espacio, Tiempo y Forma, Serie II, Historia Antigua, t 1, pp. 69-78
RUIZ ZAPATERO, G y ALVAREZ SANCHIS, J. (2008), Los verracos y los vettones en Arqueología vettona: la Meseta Occidental en la Edad de Hierro, pp. 215 – 231

G ONZALO RUIZ ZAPATERO/JESÚS ÁLVAREZ-SANCHÍS/ Los verracos y los vettones

 

 

Cambio de bandera del cancho.

Otro año más este grupo de intrepidos senderistas ha subido hasta el CANCHO BANDERA para al renovación de la bandera nacional.

Está claro que tras realizar este trabajo es necesario reponer fuerzas. Nuestro paisanos cargaron en el acceso al cancho, además de con la nueva bandera,  con una nutrida bolsa de vianda de las que dieren buena cuenta antes de bajar del monte y dar por finalizado su trabajo.

Como cada año desde la web PasarondelaVera.org les agradecemos su trabajo y la fotos que tan amablemente nos envían.

Hasta el año que viene.

Cambio de Bandera 2018

APOYO A LOS AGRICULTORES PASARONIEGOS EN LA CAMPAÑA “CEREZAS… POR UN PRECIO DIGNO A LOS AGRICULTORES Y CONSUMIDORES”

 

Apoyo reivindicación

Esta asociación nace con un objetivo en común, que es el reconocimiento del trabajo de I@s agricultor@s de las comarcas del norte de Cáceres, Jerte, Ambroz, Vera, Hurdes Trasierra de Granadilla .


L@s agricultor@s de estas comarcas ven cómo año tras año su trabajo es peor remunerado, incluso llegando a quedar sus cosechas sin recoger por no poder cubrir gastos.
Tras varias protestas y peticiones desde diferentes colectivos, asociaciones, cooperativas, agrupaciones … a las administraciones para que se reconozca nuestro trabajo y así garantizar unos precios dignos y seguros asequibles, hemos decidido crear esta asociación, la cual está compuesta por agricultor@s independientemente de
donde vendan su fruta o como la comercialicen, con el único objetivo de mejorar la situación por la que atraviesa la agricultura de estas comarcas.
La idea inicial es agrupar a la gente que se dedica a la cereza, ya que este año está siendo una campaña difícil, debido al tiempo y a los precios ridículos.
Tenemos que conseguir que se reconozca nuestro trabajo. Trabajo que no solo se basa en producir grandes cantidades de fruta con unos grandes calibres, ya que la orografía de nuestras comarcas no nos lo permite.

Foto Julián  Rufo Alonso

Nuestra labor como agricultor@s va más allá que la producción de fruta, somos un sector de gran fijación de población en las zonas rurales, realizando una gran labor social ya que el dinero obtenido de la agricultura en muchos casos es un suplemento para llegar a fin de año.
Sin nuestra agricultura muchos pueblos comenzarían a desaparecer como está pasando en las dos Castillas, seguimos utilizando métodos tradicionales que ya utilizaban nuestros mayores, siendo respetuosos con el medio ambiente y conservando los ecosistemas, pero el resultado final es que a los agricultor@s nos pagan una miseria, mientras que los consumidores están pagando hasta 10
veces más del precio de origen. Esto es debido a que muchas grandes empresas están acaparando el mercado de origen sin dejar opciones a los pequeños agricultor@s como nosotr@s.
Por ello el trabajo de la asociación será reivindicar por:
-UN PRECIO DIGNO.
-UN SEGURO ASEQUIBLE
-LEYES QUE FAVOREZCAN A LOS AGRICULTORES FRENTE A LOS OLlGOPOLlOS
-RECONOCIMIENTO DE NUESTRA AGRICULTURA TRADICIONAL
-CONCIENCIACÍÓN A LOS CONSUMIDORES.

Presiento que la Cooperativa de Pasarón, como siempre, estarán en el cielo y  a lo suyo: a proteger los productos  de los miembros del Consejo Rector y realizar obras que no sirven para nada.

Como pasaroniego “exiliado” espero que algún día paguen todo el daño que están haciendo al pueblo.

 

 

Talado el PINO DE LAS CASTELLANAS por motivos de seguridad

Como muchos habéis podido observar, hace unos días fue derribado el PINO DE LAS NAVES. Las intensas lluvias y los derrumbes (portillos) producidos, han hecho que la situación de inestabilidad en la que estaba apoyado el pino pasara a ser extremadamente peligrosa, ya que en cualquier momento se podía derrumbar poniendo en peligro la vida de las personas que a diario pasean por el camino de este paraje. Por estos motivos los propietarios de la finca en la que se ubicaba el pino solicitaron a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura la apertura de un expediente para la tala del pino. Esta Consejería contestó favorablemente a la solicitud basándose en el peligro de derrumbe que había.
Los propietarios tuvieron que contratar a una empresa especializada en poda forestal para talar el árbol, la cual utilizó un tractor oruga y moto-sierras de gran potencia debido a las enormes dimensiones del pino y procurando causar el menor daño posible en su caída a los vecinos colindantes. 
Este pino, casi centenario, fue plantado por la abuela de la propietaria actual cuando esta era una niña. Durante muchísimos años el pino ha sido una referencia en la camino y ha provisto de piñones a todas las personas que paseaban bajo su gran copa.
Según la propietaria del pino “… más pena que me da a mi, no le va a dar a nadie, pero era necesario talarlo pues no queríamos tener que lamentar ninguna desgracia mayor.”

Aquí dejamos unas imágenes del pino para que nos sirvan de recuerdo y nos muestren también el porqué de esta tala, la cual no ha sido trago agradable ni para los dueños ni para los paseantes del camino que ahora al pasar echamos de menos la majestuosidad de este maravilloso ejemplar.”

El Bar Extremeños (Bar de Jesús) cierra sus puertas tras 38 años abierto al público

Cierre del Bar Extremeño

El pasado domingo, día 17 de septiembre, cerró para siempre  Jesús Luengo  El Bar Extremeño. Quizás para mucho será un hecho más,  para mí no lo es.  Desde aquí hago un ejercicio para recordar un bar donde pasé muchas horas, donde viví muchas vivencias, donde mantuve muchas conversaciones y alguna que otra polémica.

El Bar Extremeño había abierto hace más de 38 años y ahora Jesús y Deme, sus propietarios, se han jubilado. El último día, un grupo de amigos que lo frecuentamos nos encontramos a última hora de la tarde  para tomar un último café, la ultima cerveza, la última copa,  a celebrar un pequeño homenaje y hacerse fotos de despedida.  En las caras se  distinguía  un gesto festivo y al mismo tiempo de pena, de nostalgia. No era para menos.

Quiero recordar  el Bar de Jesús, como popularmente hemos lo hemos llamado, porque sus paredes exhiben cuadros, bufandas y banderas de su eterno Athlelico de Madrid.  Un cuadro de su equipo local de futbol sala (el mejor equipo que ha dado el pueblo, modestia aparte) y los trofeos obtenidos.

 Era un bar con carácter y además era un punto de encuentro. En  el extremeño se jugaba  al billar, al futbolín, se hablaba mucho de fútbol porque era la sede de los athléticos.  Jesús  escucha todas las opiniones  y luego da la suya desde la perspectiva de su athlético, que suele  ser forofa. Me viene  a la memoria como vivimos el partido España-Dinamarca del Mundial de Mexico ´86.

Siempre recordaremos la corridas televisadas de la Feria de San Isidro, donde Aquilino y David formaban parte del ambiente taurino.

 Después, ese momento de efusividad se repitió muchas veces y de las formas más diversas, jugando a cartas, comiendo, bailando, bebiendo, viendo el fútbol con los amigos. En el extremeño  se producía esa cosa tan literaria que sucede en los bares con historia: tienen un motor fabulador, que se lubrica con el paso del tiempo y que está hecho de anécdotas, discusiones, charlas. Uno entra solo, para matar el rato, y enseguida alguien comenta que si eso, que si lo otro, y pronto ya está arreglando el mundo. ¿Se puede pedir más? Sí, otro café, el último, y gracias por todo a Jesús y Deme.

Os queremos.