Todas las entradas de: Ismael Muñoz Garcia

Encuentros culturales 2019. El folklore de Pasarón de la Vera: El Bául de los Recuerdos.

 Asunto: Encul19.

Durante  la tarde noche del viernes, día 6 de septiembre,   tendrá lugar en los jardines del Hotel “La Casa de Pasarón”  los Encuentros Culturales  de Pasarón de la Vera. La actividad rendirá  un homenaje  al Grupo de Folclore “El Baúl de los Recuerdos”.

Los actos darán comienzo  a las 18:30 horas, con la III Cata y Degustación de aceites de Pasarón de la Vera. Para ello contaremos con la presencia de  Julio Rodríguez-Calvarro Hernández, médico y  propietario del Museo del Aceite “Molino del Medio”  de Robledillo de Gata.

Continuaremos con la I degustación de higos de la localidad. Comentar que la  primera mención histórica del cultivo de la higuera en Pasarón de la Vera data de 1503 donde Lucio Marineo Sículo, en su obra De Rebus Hispaniae Memorabilibus, describe textualmente: “… y mas embaxo deste vimos a Pasaron puesto en un valle que paresce altar en medio la trabuna del templo/lugar muy fructífero de todos generos de arboles: y especialmente de higos que son allí innumerables..”

Finalizaremos la jornada con el homenaje  de los vecinos  al Grupo “El Baúl de los Recuerdos” y vino de honor.

Recordad que podéis llevar una botella de vino para  beberla entre todos.

JORNADA CULTURAL: HOMENAJE AL BAÚL DE LOS RECUERDOS

Asunto: Jornada Cultual

l

Como ya viene siendo tradicional, el día 6 de septiembre de 2019 celebraremos la Jornada Cultural con especial énfasis al homenaje que los pasaroniegos  haremos al EL BAÚL DE LOS RECUERDOS, grupo que tanto ha hecho por la cultura, la identidad y el folclore de Pasarón de la Vera.

Realizaremos la cata de aceites de Pasarón de la Vera y el vino de honor.

 

 

TíO JULIÁN RABÍ, EL ÚLTIMO “LAÑAÓ” DE PASARÓN DE LA VERA.

Cuadrillas de segadores que iban a Castilla ( Benedicto Alonso o Braulio Blázquez), Lañadores ( Julián Hernández), Zapateros (Félix Ramos), Tablajeros (Victoriano Santos), Cesteros,  Alpargateros,  Silleteros, Practicantes/Barbero, Médicos 24 horas  son algunos tipos y oficios, ya extinguidos, que hace no tanto nos recuerda  la nómina de ilustres oficiales pasaroniegos  .

Hoy quiero referirme al último “Lañaó” de Pasarón, JULIÁN HERNÁNDEZ JIMÉNEZ – Tío Julián Rabí (apodo procedente del término rabel, instrumento musical). Así se conocía al profesional que se dedicaba a reparar con lañas los objetos de barro o loza que se rompían en nuestros hogares y otros utensilios domésticos.

Las variopintas historias  de estos pasaroniegos  nos remiten a  toda una época, forma de vida y sociedad que primero estoqueó la emigración y más tarde apuntilló la globalización.

La Unesco declara los muros de piedra seca como Patrimonio de la Humanidad

Patrimonio

El arte de construir muros en piedra seca, tradicional en zonas rurales de España y otros paises , ha sido inscrito por la Unesco en su Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

El Comité de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco ha sido considerado que «los muros de piedra seca desempeñan un papel esencial en la prevención de corrimientos de tierras, inundaciones y avalanchas». Una candidatura que por parte de España incluye a nueve comunidades autónomas en las que este arte está presente: Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cataluña, Extremadura, Galicia y Valencia.

La Convención de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) anunció la decisión en su reunión de Port Luis (República de Mauricio), donde examinó la candidaturas para la citada lista. Este tipo de muros se realizan mediante el apilamiento de piedras sin usar otros materiales de construcción salvo tierra seca, y están muy extendidos, sobre todo, en zonas rurales. Estas estructuras no hacen daño al medio ambiente y son «un ejemplo de relación equilibrada entre el ser humano y la naturaleza». Además de servir en la prevención de desastres naturales, también contribuyen a luchar contra la erosión y desertificación, a mejorar la biodiversidad y a crear condiciones microclimáticas propicias para la agricultura.

Sin embargo, en nuestro pueblo, lejos de proteger esta técnica la denostamos y permitimos atentados como el cometido en el Camino de Arroyomolinos y como “putas” lo consentimos y lo silenciamos por ser quienes son.