Espacios con vida – I

Casa de Inés Carril

Las casas cerradas del Conjunto Histórico nos entristecen y por ese motivo, de vez en cuando, intentaremos recordar y dar vida a algunas de ellas. Sacaremos información de sus últimos propietarios y comentaremos algo de su arquitectura y estilo.

El pasado día 15 de septiembre y durante los cuatro días restantes, se dieron unas pinceladas de vida y aportamos documentación sobre su estilo arquitectónico:

Facha de la “Casa Inés Carril” en Pasarón de la Vera

“Vivienda tradicional de tres plantas de altura. El inmueble se nos presenta como un ejemplo característico de la arquitectura tradicional del Conjunto Histórico de Pasarón de la Vera.

Como es propio de la arquitectura popular verata, la planta baja se ejecuta del suelo, ya que en las plantas altas se encontrarían las estancias vivideras, estando la planta inferior dedicada a cuadras y bodegas. Destaca en este inmueble las piezas de cantería que enmarcan el hueco de acceso, hoy modificado con el añadido de una ventana, con dintel labrado con escudo central junto al que pueden leerse las inciales V.C. (Vicente Carril), en alusión quizás al propietario de la vivienda. Las jambas, también de cantería se encuentras ocultas bajo el revestimiento de la fachada.

Ropa tendida en la Casa de Inés Carril

Las plantas superiores están ejecutadas ya con el sistema de entramado de madera y adobe, cuya estructura no se encuentra a la vista por estar oculta bajo el mortero de barro y cal que le sirve de protección a la intemperie y evita su deterioro.

De madera son también los forjados de la vivienda, estructuras de extraordinaria sencillez con vigas que van de pared lateral a pared lateral y sobre las que se apoyan las viguetas o cuartones de suelo; un esquema similar al que se sigue la cubierta, rematada en teja.

Pero más allá de su estructura, la madera extiende su uso al resto de los detalles de la casa: ventanas, entablados, barandillas, escaleras, etc, muestra del enraizamiento de la arquitectura con el entorno, pues solo emplea los materiales que se encuentran disponibles.

Retrato en ventada de Inés Carril.

Otro elemento propio de la arquitectura de Pasarón y por extensión de la arquitectura tradicional verata, es la solana, balcón abierto, ubicado en la planta alta del inmueble, destinado al secado de alimentos y que en este caso avanza sobre el plano de la fachada, generando un cuerpo de volado de indudables valores plásticos en ningún momento pretendidos. Su estructura, con los pies derechos en madera y barandilla de cuadradillo girado, acoge la viga sobre la que asienta la cubierta, que prolongada, le sirve de protección.

Apoyado sobre las viviendas laterales, resiste el paso del tiempo y reclama su lugar entre los nuevos edificios. En su sencillez y limpieza todavía se puede percibir su encanto y su capacidad evocadora de otras épocas que nos revelan la verdad de lo que fue nuestro pueblo”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *