Un comentario sobre “Historias de Pasaron I”

  1. Todas las tardes de verano después de la siesta, salían las tres a la calle con sus sillas bajas. Se traían labores de punto o alguna prenda para repasar. Comentaban las noticias del “parte” del mediodía o el último chisme del pueblo. Así pasaban la tarde hasta que empezaba a anochecer. Durante años las ví con esta rutina, parecían un añadido del palacio, como el caño o la cigüeña que está en la chimenea. Hoy en día cuando voy a doblar la esquina del palacio, parece que las voy a ver sentadas en la puerta de Juana. Que recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *