BARES DE PASARÓN, SUS HISTORIAS.

Cartel histora de bares II

Estas navidades asistí con nostalgia  al derribo del Bar El Venero, el kiosco de Carolo   como siempre lo hemos denominado,   y pensaba,   en compañía de Aurora La Pelincha,  cuántos recuerdos  estaba enterrando la excavadora de Carlos Infantes. Al día siguiente seguía dándole vuelta al asunto y  recordaba los morros y el café del Bar Las Cuatro Esquinas, las cervezas del Bar Emigrante,  y sobre todo el ambiente festivo que espontáneamente  se montaba entorno a esto dos bares los días de las Fiestas del Salvador, la carretera de la Blanca,  esos días  la carretera del pecado ¡benditos pecados!, abarrotada de gentes  entorno a la puerta de la  Discoteca Lips.

Aunque yo no lo viví  me recordaban  las historias que ocurrían en los cines de la época, el de Tío Boni y el de los Infantes, cuántas declaraciones  y juegos de mano escucharon y vieron las sillas, cuántas madres cariacontecidas, cuánto frío  pasaron los adolescentes  que se quedaban en la puerta escuchando la película.

Llegué a la conclusión que estos recuerdos no debemos enterrarlos ni olvidarlos porque los bares  siempre han sido punto de encuentros, de discusiones, de reconciliaciones, de cotilleos, de intercambio de experiencias o lugares que marcan el inicio y el final de muchas historias que merecen ser contadas. Buena parte de nuestra sociedad, en mayor o menor medida, pasa horas ganando o perdiendo tiempo en los bares, cerrando un trato o ahogando penas. Todos estos bares, y los que afortunadamente aún permanecen,  se han convertido en espacios importantes dentro de nuestra vida cotidiana.

Por todo ello nos hemos puesto manos a la obra y la idea es compartir con todos vosotros las historias relacionadas con alguno de ellos, en las que los protagonistas somos nosotros mismo, las situaciones vividas en ellos, cómicas o divertidas, asombrosas o que han marcado incluso nuestras vidas y la de los demás.

Esta es la introducción, nosotros publicaremos  la historia del bar y tú las vivencias que te han ocurrido,  o bien  alguna foto o video que tengas. La sección de comentarios es toda tuya. ¡A mí también me encantará leerte y entre todos hacer el libro del bar!

 

13 comentarios sobre “BARES DE PASARÓN, SUS HISTORIAS.”

  1. Que decís del bar de Feliciano ,en la calle real y su makina de discos k le echabas unas perrinas y escuchabas la canción del momento.La cafetería y discoteca de los infantes k días más buenos .Un saludo para mis paisanos

  2. Re cuerdo el café dolo Infantes donde todos los domingo nos reuniamos, unos a echar la partida con su pitola ¿ botillin de Coca-Cola llena de vino? y los demas a ver la televisi a ver la serie de Bonanza, por que en las casas no teniamos TV , y mas tarde al baile en el mismo edificio, cómo orquesta Baleria en la bateria y Salvador el saso.
    Tanbien esistia otro baile y cine en la calle Larga antes de llegar a la Iglesia.

  3. Que historias tenemos pasadas en el bar y sobre todo que recuerdos.En aquellos años de los ochenta cuando tenia unos 10 años ,cuando mi cometido era poner música ahora diriamos que seria un disjokey pero yo digo que en aquel tiempo era un pone discos .Mi unica idea era no quedarme dormido por lo menos hasta las 5 de la madrugada cuando mi madre iba a por mi para llevarme a casa a dormir, agarrado a su cintura por esas escaleras que una tras otras llegan a 72 y que mi querido padre no me diera un susto gritando por la puerta que se comunicaba donde yo ponia música !JAVI EL DISCO¡ Y de un salto como un autómata lograba enlazar otra cancion con el corazón aùn a cien del susto.Recuerdo tambien como para que no me vieran dormido me ponia por delante la carátula del disco, aunque sin darme cuenta se me iban bajando las manos por el sueño que arrastraba y de repente oia un murmullo alrededor abria los ojos y ahí tenia delante mia un monton de jòvenes”ahora no tanto”riendose de mi y yo con una verguenza que no veas.Pero bueno , quien pudiera volver a pasar todo aquello y vivirlo con tanta inocencia.

    1. Yo me acuerdo de todas las veces que he bailado fuera en la reja porque era pequeña y de todas las veces que me colaba dentro y tu madre enseguida me sacaba fuera. Qué tiempos tan buenos!

  4. El bar de mi abuelo,BAR PEÑA LA UVA,en la calle Luis Garzon, actualmente aun se conserva en el patio la barra del bar,sillas…
    Me dicen que en la bodega se jugaba al futbolin. Mi padre lo recuerda detrás de la barra!!

  5. Yo recuerdo aun personaje muy especial en las fiestas recuerdo de haberlo visto mucho en el bar de Elena la pipa esa persona era Anibal de Jaraiz

  6. Mis padres se acuerdan de los dos quioscos llenos y la pista de verano lleno… ¡ A rebosar.!
    Cuando se subían 72 escalones para llegar a la pista de verano.
    Los paseos por la carretera…
    Y los butanos gratis por ayudar a Marivi, la de Juliancin en el quiosco.
    Y que fundían las bombillas de las farolas de la curva del muro, porque en el parque se sentaban las parejas…

  7. Yo recuerdo esos viernes en el bar de Jesús (El Extremeño) cuando nos ponia una peli de VHS (alquilada en el video club de “El Patín” de Jaraiz) y nos sentabamos todos en lo que llamabamos “el autobus” a ver la pelicula. Rambo, Top Gun, Indiana Jones, ET, Yo el halcón, Regreso al Futuro, Los Gremlins,… eran algunos de los estrenos que Jesús nos ponia cada viernes en su particular cine. Era como estar en el salón de tu casa incluso recuerdo que alguno que otro echaba una cabezadita si la peli no estaba muy entretenidia.
    Tambien recuerdo las partidas de ping-pong y futbolín que echabamos los amigos y la maquinita de videojuego de turno en la que invertiamos gran parte de la paga semanal.

    1. Recuerdo perfectamente lo que comenta Ismael de las películas en VHS que ponía Jesus en el bar. Los sillones a tope, las broncas si subíamos los pies. Y perfectamente la pelí de TOP SECRET, que vería infinidad de veces. También recuerdo el mostrador de helados. Antes de que llegaran los Frigo y los Nestle, los cucuruchos de bola que pagaba el que había perdido la partida (o partidas) que habíamos echado durante todo el día en nuestro rincón detrás de la iglesia.
      Del kiosco de Carolo, mi recuerdo es llegar a la hora convenida para añadirnos a la mesa de mis padres y esperar que nos cayera algún refresco aunque fuera a compartir entre los primos.

  8. El bar de tío Calixto hoy el bar de Jesus con la diferencia que el bar estaba en la entrada donde los asistentes hacían tertulias con el dueño junto a los chatos de pitarra, además de bar también era carnicería, que entrañable tío Calixto.

    No nos olvidemos del bar de Basilio, hoy casa de los rengues, con sus aperitivos (eran los mejores), con sus chatos de culo gordo que un día se le rompió uno y desde la barra le tiró a la garganta junto al antiguo traformador de la luz y se clavó en mi pierna detrás de la rodilla que casi me corta el tendón, hoy sigo con la cicatriz, creo que este bar antes le tuvo en la casa de Tita que hay al lado.

    Cuando se entraba poco en los bares los mozos daban vuelta en el pueblo desde la plaza del Cementerio por la calle larga hasta la farmacia donde se paraba en corros y se hablaba desde aquí se subía a la plaza se seguía por la calle Luís Garzón plaza del Cemeterio y vuelta a empezar, las mozas para ver a quien las gustaba salían a por agua fresca a la fuente de la dehesa, que tiempos aquellos.

  9. Siempre sentiré nostálgica y muchos recuerdos cada vez que pase por ahí aunque con el tiempo pueda haber nuevas contruciones, siempre estará en mi memoria y en mi corazón , donde pase buenos y malos momentos y muchas anecdotas vividas, hagan lo que hagan en ese terreno siempre será el kiosco de carolo , algo mio , algo que nadie podra quitarme.Saludos y me parece una buena idea esta tuya, gracias

  10. Esos tiempos dudo vuelvan a repetirse, aunque habia sus diferencias, creo que la gente era de otra forma, mas sana.
    Independientemente de los bares enumerados, con mucha historia, tambien lo fueros el de tio Caparranas, Martin ventelibra y como no el de tio Concite, que buenos ratos y que maravillosos recuerdos. Y del baile de los caganios que voy a contar que no sepamos sobre todo los mayores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *