BARES DE PASARÓN, SUS HISTORIAS.

Cartel histora de bares II

Estas navidades asistí con nostalgia  al derribo del Bar El Venero, el kiosco de Carolo   como siempre lo hemos denominado,   y pensaba,   en compañía de Aurora La Pelincha,  cuántos recuerdos  estaba enterrando la excavadora de Carlos Infantes. Al día siguiente seguía dándole vuelta al asunto y  recordaba los morros y el café del Bar Las Cuatro Esquinas, las cervezas del Bar Emigrante,  y sobre todo el ambiente festivo que espontáneamente  se montaba entorno a esto dos bares los días de las Fiestas del Salvador, la carretera de la Blanca,  esos días  la carretera del pecado ¡benditos pecados!, abarrotada de gentes  entorno a la puerta de la  Discoteca Lips.

Aunque yo no lo viví  me recordaban  las historias que ocurrían en los cines de la época, el de Tío Boni y el de los Infantes, cuántas declaraciones  y juegos de mano escucharon y vieron las sillas, cuántas madres cariacontecidas, cuánto frío  pasaron los adolescentes  que se quedaban en la puerta escuchando la película.

Llegué a la conclusión que estos recuerdos no debemos enterrarlos ni olvidarlos porque los bares  siempre han sido punto de encuentros, de discusiones, de reconciliaciones, de cotilleos, de intercambio de experiencias o lugares que marcan el inicio y el final de muchas historias que merecen ser contadas. Buena parte de nuestra sociedad, en mayor o menor medida, pasa horas ganando o perdiendo tiempo en los bares, cerrando un trato o ahogando penas. Todos estos bares, y los que afortunadamente aún permanecen,  se han convertido en espacios importantes dentro de nuestra vida cotidiana.

Por todo ello nos hemos puesto manos a la obra y la idea es compartir con todos vosotros las historias relacionadas con alguno de ellos, en las que los protagonistas somos nosotros mismo, las situaciones vividas en ellos, cómicas o divertidas, asombrosas o que han marcado incluso nuestras vidas y la de los demás.

Esta es la introducción, nosotros publicaremos  la historia del bar y tú las vivencias que te han ocurrido,  o bien  alguna foto o video que tengas. La sección de comentarios es toda tuya. ¡A mí también me encantará leerte y entre todos hacer el libro del bar!